26 de diciembre de 2012

Pensamiento Mágico


La mentalidad mágica ó pensamiento mágico es el modo más primario de la mente humana, es una forma de pensar que carece de razonamiento y de lógica, está presente en todos los seres humanos y puede formar parte del desarrollo normal de los niños, a veces se  desarrolla a partir de casualidades y semejanzas entre sucesos y el resultado dependerá de como lo interprete la estructura psicológica de cada ser humano. En la terapia cognitivo conductual al pensamiento mágico se le llama distorsión cognitiva porque es un error en el procesamiento de la información recibida, la cual es almacenada sin procesarse, generalmente provienen de prejuicios cognitivos, deslumbramiento por lo extraordinario y mágico, temor a lo desconocido, a creencias de boca en boca muy arraigadas, supersticiones que se pasan de generación en generación en la familias y son difíciles de erradicar y son causa de depresión, fobias,obsesiones, neurosis, problemas mentales, etc. 
El hombre quiere siempre tener el control sobre las cosas, y en ocasiones no advierte como creencias irracionales algunos de sus comportamientos. El uso de la  lógica es la correción formal del pensamiento y examina la validez de la información.
El pensamiento mágico son contrucciones simbólicas como lo son los mitos, no hace diferencia entre lo que se piensa y en la realidad. Un ejemplo del pensamiento mágico ó mentalidad mágica es la superstición, los fenómenos paranormales, creencia en supuestas capacidades extrasensoriales como telepatía,  el sexto sentido, la clarividencia, la adivinación, premoniciones, la galleta de la suerte, la astrología, feng shui, terapias pseudocientíficas, etc, que son creencias irracionales arbitrarias, veamos que dice el Catecismo-CIC:



Supersticiones


La superstición
2111 La superstición es la desviación del sentimiento religioso y de las prácticas que impone. Puede afectar también al culto que damos al verdadero Dios, por ejemplo, cuando se atribuye una importancia, de algún modo, mágica a ciertas prácticas, por otra parte, legítimas o necesarias. Atribuir su eficacia a la sola materialidad de las oraciones o de los signos sacramentales, prescindiendo de las disposiciones interiores que exigen, es caer en la superstición (cf Mt 23, 16-22).




La mejor forma de combatir la explotación del pensamiento mágico y la Superstición  es la Evangelización. La ignorancia de la Fé, el desconocimiento de la propia religión , la indiferencia religiosa, la ignorancia son formas de facilitarle al enemigo el embaucamiento de las almas hacia cualquier doctrina, secta, práctica, terapia, ideología, creencia, etc. y hasta la integridad de su salud mental.

“Yo hago fracasar los presagios de los charlatanes y hago delirar a los adivinos; hago retroceder a los sabios y cambio su ciencia en locura.."  Isaías 44,25

azulmarina